Consejos psicológicos para larga distancia.

Consejos psicológicos para larga distancia.

2020-09-16 | 770 Personas han visto el articulo

Crea una atmósfera de carrera
La psicología deportiva no es sólo para utilizarla el día de la competición sino también durante tus carreras de entrenamiento.
• Establece rutinas
• Practica ejercicios de simulación
• Desarrolla un plan mental de carrera
Puedes crear una preparación mental de carrera incorporando ciertos hábitos en tus carreras de entrenamiento tales como calentar siempre de la misma forma o fijando las salidas de larga distancia el mismo día de la semana coincidiendo con el maratón. Es decir, si el maratón es el domingo intenta incorporar también los domingos el entrenamiento de largo kilometraje.

Visualiza el reto
Una vez hayas creado un ambiente de carrera, simula el maratón durante tus sesiones de entrenamiento largas y enseña a tu mente a estar alerta y enfocada especialmente cuando tu cuerpo empiece a estar fatigado. Además de “verte” cruzando la línea de meta, utiliza ejercicios de simulación para desarrollar una imagen clara de cómo quieres correr la competición. También puedes preparar diferentes situaciones que se pueden presentar el día de la carrera como correr los últimos kms, mantener la cadencia cuando te sientas cansado, “atacar” las colinas (subidas), o correr en un día caluroso.

Háblate positivamente
Una de las técnicas psicológicas de mayor uso y que puedes incorporar en tu entrenamiento es la aplicación efectiva de “hablarte positivamente”. La forma con la que te hablas puede tener un enorme efecto en la manera con la que reaccionas bajo presión. En lugar de enjuiciar la forma con la que corres o te sientes ( nunca lo conseguiré, me sentiré horrible, soy tan lento, mi espalda está rígida) describe la situación y busca las soluciones. En lugar de permitir que tu mente te pueda engañar durante la carrera, toma control de la situación y dirige tur.
Las palabras positivas pueden ayudarte a controlar y redirigir tus pensamientos sobre las tareas que lleves entre manos. Palabras como:
“empuja, vamos, ritmo, suave, meta”.

Las autoafirmaciones son también efectivas y pueden animarte durante el entrenamiento y la misma competición. Utiliza afirmaciones como:
“Puedo hacer esto”, “Estoy en ello”, “Sólo un kilómetro más”
Día de la competición

Preparados, listos…
Una vez oigas el pistoletazo de salida, llega el momento de pensar exclusivamente en el recorrido y la carrera.
• Familiarízate con el recorrido.
• Averigua con antelación dónde estarán ubicados los puntos de avituallamiento y qué tipos de bebidas estarán disponibles.
• Cíñete a tu plan de carrera incluso si no has visto o no te has paseado por el recorrido.
• Evita excitarte al principio de la carrera o quedarte atrapado al ritmo de otro corredor (a menos que ese sea tu plan).


Distrae tu mente
En lugar de pensar en el dolor concéntrate en tu zancada, tu respiración, tu patada u otros aspectos técnicos de la carrera. Concéntrate en la música que ronda en tu cabeza, la sensación de alivio que sentirás una vez hayas llegado a la meta o el orgullo de terminar. Si has creado y practicado las palabras clave y/o las frases que te inspiren durante tus entrenamientos, ahora es el momento de utilizarlas. También, espera altibajos en la forma en la que te vayas a dos siguientes te sientas miserable. Las habilidades descritas más arriba pueden ayudarte a sobrepasar esos dos Km’s. miserables, ayudarte a correr más rápido durante los Km’s. buenos y atravesar el “muro”.

Empieza con el primer paso
Pensar en cubrir más de 42 km. puede intimidar. Por lo tanto, evita fascinarte en seccionar la carrera en partes más pequeñas.
• Identifica corredores en el recorrido que puedas alcanzar.
• Encuentra puntos fijos a lo largo del recorrido y dirígete hacia ellos.
• Céntrate en el “próximo” km. o en los “próximos” 30 minutos de carrera. Seguramente, podrás completar otro km. u otra media hora. Enlaza estos bloques y te encontrarás cruzando la línea de meta.
¿No es ese el objetivo?

Autor: Jairo Nunez